España,  miércoles, 19 de junio, 2019

Ayuntamiento de Valoria la Buena

Valoria la Buena

Ayuntamiento

Extensión: 43 km2.

Habitantes: 668

Altitud: 726 m.

Distancia a Valladolid: 27 km.

22º

Ayuntamiento de Valoria la Buena
Inicio > Guía del Municipio > Rutas por el municipio

Guía del Municipio

Rutas por el municipio

twitterfacebookmeneamediggfresquitechnoratigooglewikioyahoo
Ruta enológica

Ruta de Cigales

La comarca natural de los Montes Torozos se extiende por el norte y el noroeste de la capital vallisoletana y el suroeste palentino, a lo largo de una superficie aproximada de 2.000 km2, con altitudes que oscilan entre los 800 y 850 metros.

La comarca natural de los Montes Torozos se extiende por el norte y el noroeste de la capital vallisoletana y el suroeste palentino, a lo largo de una superficie aproximada de 2.000 km2, con altitudes que oscilan entre los 800 y 850 metros. Es un páramo elevado sobre los valles de los ríos Pisuerga y Carrión, que se intercala entre Tierra de Campos y la Campiña de Valladolid. Los páramos calizos, salpicados de manchas boscosas, se encuentran rodeados por pueblos y villas repletos de historia, arte y tradiciones.

A lo largo de esta ruta descubriremos la parte occidental de la comarca: las tierras enclavadas bajo la D.O. Cigales, al norte de la capital, donde ya los romanos elaboraban vino, sentando las bases de un cultivo que habría de convertirse en una de las señas de identidad de la provincia. Hoy los rosados cigaleños, frescos y afrutados, se cuentan entre los mejores del país; pero también los tintos despuntan en una comarca tradicionalmente identificada por sus claretes.

Castillos medievales, antiguas iglesias, pueblos con sabor que han mantenido los rasgos de identidad de la comarca, entre los que descubriremos infinidad de bodegas subterráneas horadando los cerros, que han conservado el saber de generaciones adherido a las gruesas vigas de antiguos lagares.

El recorrido
1.- Fuensaldaña

La VA-900 nos aleja de la ciudad para adentrarnos en el territorio de la D.O. Cigales: la primera población, a apenas a 8 Km. es Fuensaldaña, cuyo espléndido castillo ha sido hasta hace poco la sede de las Cortes de Castilla y León. Comenzó a construirse en el siglo XIII, pero adquiere su configuración actual en el xv como residencia señorial de la familia Vivero. Durante la Guerra de las Comunidades fue ocupado por las tropas comuneras, y no fue hasta el siglo xx cuando fue restaurado por la Diputación de Valladolid.

Del siglo XIII data la construcción de la iglesia de San Cipriano de la que destaca su esbelta torre renacentista de cuatro cuerpos, realizada en sillería de piedra y ladrillo. No obstante el templo data del siglo XIII, coexistiendo tendencias constructivas góticomudéjares, con las reformas del XVIII. Conserva en el interior hermosas yeserías mudéjares y un interesante retablo mayor rococó, obra de Míguel de Sierra y Bernabé López, con la imagen de San Cipriano.

Fuensaldaña ha conservado una antigua tradición vitivinícola patente en las numerosas bodegas tradicionales conservadas en la localidad. El testigo lo han recogido cuatro bodegas, de las cuales podemos visitar dos: ambas se encuentran fuera del casco urbano: César Príncipe, en la carretera a Mucientes, es una bodega moderna, funcional pero exquisita, como descubriremos recorriendo sus instalaciones, mientras asistimos a una explicación tan didáctica y amena que no podremos salir de allí sin alguna botella del vino que le da nombre.

La otra dista exactamente una legua de la vecina Valladolid: la excusa ha servido para darle un nombre original a la bodega, que encontramos casi camuflada entre los árboles y las viñas. La Legua dispone de completas instalaciones orientadas al enoturismo, ofreciéndonos, incluso y si acudimos en grupo -y lo concertamos-, la posibilidad de maridar sus vinos allí mismo con una escogida degustación de productos castellanos.

Fuensaldaña -  dDetalle de la torre de la iglesia de San Cipriano
Fuensaldaña -  Estatua dedicaa a los labradores
Fuensaldaña -  castillo
Fuensaldaña -  Casa tradicional con escudo


2.- Mucientes

Mucientes ha sido enclave de antiguos asentamientos como atestiguan los yacimientos del paleolítico inferior encontrados; también los romanos dejaron su huella en lo que fuera una villa ocupada hasta el bajo imperio, y aún se conservan las ruinas de la fortaleza que sirvió de prisión a Juana la Loca, y donde se reunieron las Cortes convocadas por Felipe I con intención de inhabilitarla.

De esa época data la Iglesia de San Pedro Apóstol, de esbelta torre de piedra. En su interior se ha conservado una notable sillería renacentista y una espléndida cruz gótica de plata, obra de Pedro de Ribadeo -del siglo XVI-. Más antigua es la ermita de Nuestra Señora de la Vega, documentada ya en 1114; la construcción actual es del siglo XVII.

En el pueblo también ha ubicado su Aula Museo el músico y folklorista Paco Díez; en él reúne una interesante colección de instrumentos tradicionales ibéricos, un auditorio y un estudio de grabación, además de haberse erigido en centro de recuperación de la música tradicional.

Que Mucientes es además tierra de vinos da cuenta un paseo por sus calles, especialmente por la zona en la que se enclavan la mayor parte de las antiguas bodegas excavadas en el subsuelo: en una de ellas se ha habilitado un Aula de Interpretación que propone un viaje al pasado del vino, y nos muestra los secretos de las bodegas tradicionales, sus elementos y su evolución a lo largo de la historia, la forma de elaborar los vinos y las costumbres asociadas a tan antigua actividad. Una buena ocasión de acercarse a Mucientes es durante la Fiesta del Primer vino que llena de alegría las calles del pueblo.

Nueve son las bodegas que elaboran hoy sus vinos en el pueblo; 4 de ellas son visitables:

- Rodeadas de viñedos: La primera que encontramos si viajamos desde Valladolid es la Bodega Amalio del Pozo, situada en lo alto de una colina que llaman Finca El Caserío y no por casualidad, ya que es mucho más que una bodega: un auténtico "caserío" dedicado al enoturismo, que cuenta con restaurante, y dos alojamientos de turismo rural arropados por el viñedo e integrados en la bodega. En la carretera que conduce a Villalba de los Alcores, a apenas un kilómetro de Mucientes encontraremos las instalaciones de la Bodega Sinforiano Vaquero, rodeada de sus viñedos y actualmente en proceso de ampliación de sus instalaciones enoturísticas.

- En el casco urbano nos encontramos con Bodega San Antón, que conserva un lagar tradicional usado desde generaciones por la familia de Víctor Herrero. Y la bodega que lleva el nombre de su propietario Aurelio Pinacho Centeno, que nos enseñará orgulloso sus espléndidas cepas.

Mucientes -  Plaza mayor
Mucientes -  calle del pueblo
Mucientes -  ruinas castillo
Mucientes -  Iglesia de San Pedro Apostol


3.- Cigales

Retomamos la VA-900 para dirigirnos a Cigales, sede del C.RD.O: la distancia parece aún más breve cuando desde la carretera descubrimos las esbeltas torres de la iglesia de Santiago (1535-1772). Según cuenta la leyenda, fueron el capricho nostálgico de fray Antonio Alcalde, cigaleño que llegó a ser obispo de Yucatán y que albergaba la esperanza de poder ver el majestuoso edificio desde México.

Sea o no verdad lo cierto es que el porte catedralicio de la iglesia -declarada Bien de Interés Cultural en 2001-, cuya traza es obra de Rodrigo Gil de Hontañón, rompe la monotonia de los tejados para convertirse en síimbolo de la localidad.

Cigales, convoca cada año a los amantes del vino en su Fiesta de la Vendimia y Feria del Vino que ha sido declarada de Interés Turístico Regional. Son ocho las bodegas que elaboran en Cigales y la mitad de ellas nos abren las puertas:

- En el casco urbano encontramos la bodega de Ovidio García, un proyecto familiar ilusionado que reinventa la tradición cigaleña en su bodega subterránea. En la zona que llaman de las bodegas, podremos visitar dos: la Bodega Frutos Villar fundada en 1960, pertenece a un grupo que elabora Vino varias de las D.O. Castellano-Leonesas, y en cuya visita se nos muestra también una de las bodegas subterráneas típicas de la zona. Y la Bodega Hiriart que acaba de estrenarse con un proyecto innovador resultado de una trayectoria que se remonta al siglo XVIII, en que fue excavada manualmente la bodega sobre la que se asienta: sus novísimas instalaciones reciben al visitante para mostrarle lo que ellos llaman "el arte de hacer vino".

- Abandonamos Cigales y retomamos nuestra ruta para dirigirnos hacia Corcos del Valle: a escasos kilómetros encontraremos las puertas señoriales que nos dan acceso a Finca Museum, la bodega en la que el grupo riojano Barón de Ley elabora uno de los tintos más internacionales de la D.O. Cigales. Rodeado de viñedos a la manera de un château, se yergue el magnífico edificio en cuyos jardines nos recibe la obra de Víctor Ochoa: una alegoría de la viña, que se ha convertido en icono de este particular "museo de viñas al aire libre", prometiéndonos una intensa e inolvidable experiencia enoturística.

Cigales -  Merendero
Cigales -  Consejo regulador de origen de los vinos de Cigales
Cigales -  Casa natal de Fray Antonio Alcalde
Cigales -  Escudo en el  Consejo regulador de origen de los vinos de Cigales


4.- Corcos del Valle

Corcos del Valle es una pequeña localidad de apenas trescientos habitantes que ha conservado una buena parte de un pasado de gran riqueza histórica; prueba de ello es el Monasteno de Santa Maria de Palazuelos, construido en el siglo XIII por los monjes cistercienses; la iglesia ejemplifica el paso del tiempo en la coexistencia de estilos arquitectónicos: del románico al herreriano en perfecta armonia. Su Interior alberga la capilla de Santa Inés, sepulcro familiar del fundador del templo.

La iglesia parroquial, dedicada a Santa Maria la Mayor, es de piedra y muestra una singular portada pintada en amarillo; en el interior se ha conservado una magnífica escalera de caracol realizada en piedra de una sola pieza. En Aguilarejo se conservan los restos de un castillo que ofrece magnificas vistas de los impresionantes "cortados" del Pisuerga.

Cinco son las bodegas radicadas en Carcas del Valle; podremos visitar tres de ellas:

- Fuera del casco urbano, antes de adentrarnos en las calles del pueblo encontramos Pineda Meneses, que elabora sus vinos a partir de sus casi siete hectáreas de viñedo según procedimientos tradicionales.

- Ya en el casco urbano y muy próximas entre sí, Bodega Hijos de Felix Salas e Hijos de Crescencia Merino. La primera ejemplifica el arraigo de la actividad vitivinicola en la localidad, pues es una de las bodegas de más dilatada historia, datándose su fundación en la última década del siglo XIX. La segunda, que encontraremos en la misma calle, es también una bodega tradicional que nos enseña Eugenio, el propietario, quien sabe convertir un paseo por las viñas en un auténtico placer para el amante del vino.

Corcos del Valle -  Vista general del pueblo
Corcos del Valle -  palomar
Corcos del Valle -  Vista general con apero de trabajo
Corcos del Valle -  Aguilarejo de Corcos


5.- Trigueros del Valle

Constituye Trigueros uno de los conjuntos urbanos tradicionales más sugerentes del valle del Pisuerga. Un paseo hasta la cumbre del cerro donde se asienta la ermita de Nuestra Señora la Virgen del Castillo, nos permitirá
disfrutar de una magnífica panorámica del pueblo y de todo el valle. La ermita, dedicada a la patrona del pueblo, fue construida en el siglo X, aunque su aspecto actual se debe a reformas del XVIII. Desde alli podremos contemplar el castillo de los Robles y Guevara -reconstruido y ampliado en el siglo XV-, famoso por el episodio de la Guerra de las Comunidades en que la tropas del obispo de Acuña, apoyadas por los vecinos del pueblo, lo sitiaron y obligaron a su rendición. El suceso es recordado cada año por los vecinos, que despliegan una animada teatralización conocida como "el asalto al castillo".

Trigueros cobija también una de las joyas del románico terracampino, la iglesia de San Miguel Arcángel, en la que destaca su hermosa portada abocinada con arquivoltas y su ábside, decorado con hermosos canecillos.

Dos son las bodegas de Trigueros, ambas visitables: la primera de ellas, en el casco urbano, es Rosados de Castilla y León, localizada justamente a los pies del castillo de los Robles y Guevara, alberga bajo las piedras centenarias una de esas bodegas subterráneas típicas de la zona.

Para llegar a Bodegas Lezcano Lacalle debemos tomar la carretera de Cubillas: la visita nos adentrará en una de las bodegas pioneras de la D.G. Cigales de la mano de su propietario, Félix Lezcano, que se encargará personalmente de convertir nuestra visita en un auténtico placer, que podemos completar, incluso, con una comida junto a la sala de crianza al pie de la antigua bodega subterránea.

Trigueros del Valle -  Vista de la ermita de Santa María del Castillo
Trigueros del Valle -  Ayuntamiento
Trigueros del Valle -  Detalle de escudo en el castillo
Trigueros del Valle -  Entrada de la iglesia de San Miguel


6.- Cubillas de Santa Marta

Cubillas parece detenido en el tiempo con sus casas de adobe de hermosos arcos de piedra, su paisaje de viñedos que llenan de verdor las suaves colinas, su ermita de piedra de altiva espadaña y su iglesia barroca. En medio de tanta placidez las bodeqas se afanan para elaborar esos vinos que han dado fama a la comarca.

- En el casco urbano: Bodegas y viñedos Alfredo Santamaría, se erige como una de las propuestas de turismo enológico más interesantes de la provincia, al ofrecer junto a las cuidadas instalaciones de la bodega, un alojamiento de turismo rural y un restaurante integrados en un conjunto dónde cada detalle se ha cuidado al máximo. Cada una de las construcciones, perfectamente integradas entre sí, y en el contexto urbano, destila respeto por el estilo arquitectónico y los materiales de la zona: una espléndida apuesta por el enoturismo de calidad.

- Rodeadas de viñedos: Saliendo del pueblo en dirección a Valoria la Buena, se ubica Bodega Santa Rufina, en el llamado Pago Fuente la Teja; es una de esas bodegas familiares que partiendo de un profundo conocimiento de la viticultura, elabora sus vinos aunando tradición y modernidad, con la base de una materia prima excepcional. 85 hectáreas de viñedo, casi la mitad de los cuales son centenarios, rodean a esta bodega que ofrece a sus visitantes una grata experiencia en un entorno cálidamente acogedor.

La carretera nos descubre no lejos de alli, la Bodega Valdelosfrailes, en la que, como en el resto de las bodegas del grupo Matarromera, la apuesta por el enoturismo es decidida. la experiencia en estas lides corre pareja a la que acumulan en el cuidadoso cultivo de un viñedo que rodea las instalaciones, donde se gestan sugerentes propuestas enológicas sin olvidar la tradición de la comarca.

Farrán Oíez bodegas y viñedos nos sale al paso junto a la carretera: se trata de una explotación familiar cuyos secretos nos desvelará el propietario, perteneciente a una estirpe de viticultores de la zona. No lejos e ella, Bodega Pilar Martín Bravo, en la Finca La Leitosa, cultiva sus 15 hectáreas de viñedo desde el año 1995. Y, ya casi al borde de la autovia A-62, encontraremos la bodega Compañía de vinos Miguel Martín que acumula 75 años de experiencia y agrupa varias bodegas situadas en las mejores D.O. castellano leonesas, todas bañadas por las aguas del Duero; son ya cuatro las generaciones incorporadas a un proyecto que no descuida el enoturismo, interesante y emprendedor.

Cubillas de Santa Marta -  Plaza del pueblo
Cubillas de Santa Marta -  Casa de los Nuñez
Cubillas de Santa Marta -  Ayuntamiento
Cubillas de Santa Marta -  Esclusa en el canal de Castilla


7.- Valoria la Buena

Enclavada en la antigua Merindad del Cerrato castellano, Se encuentra en el límite de la provincia. Sorprende al viajero su singular iglesia de San Pedro Apóstol -B.I.C.. desde 1992-, de planta hexagonal, construida en sillería en el último tercio del síglo XVIII. Su planta central está cubierta por una espléndida cúpula de grandes dimensiones decorada con yeserías. También es notable el retablo neoclásico de la cabecera, obra de Juan Manuel Becerril (1175) que cuenta con interesantes tallas de José Fernández, discípulo de Gregorio Fernández. Valoria tiene también su ermita, dedicada al Cristo, también de estilo barroco, y conserva dos palacios: el majestuoso edificio de los Vizcondes de Valoria, del siglo XVII, y el de los Mendoza, del XVIII.

En la localidad se ubica Bodegas y viñedos Pilcar, rodeada de sus viñedos, que nos acerca al conocimiento del mundo del vino no sólo en su bodega, en la que cuentan con modernas instalaciones: pronto se abrirá al público la Posada Rural en uno de los palacios históricos de la localidad, que está siendo restaurado para permitirnos completar el aprendizaje en un entorno difícil de igualar.

Regresaremos a la capital deteniéndonos en San Martin del Valvení y en Cabezón de Pisuerga. En el primero aún se conservan los restos del antaño esplendoroso castillo de los Zúñiga -señores de la villa en el siglo XV-. Cabezón, entre el Pisuerga y el cerro de Altamira, conserva un puente medieval de cinco ojos, emblemático y legendario escenario de la derrota de las tropas españolas en una de las cruentas batallas que se libraron en la Guerra de la Independencia.

En la localidad se celebra un Belén Viviente, que atrae una multitud de curiosos que cada año se acercan a disfrutar de lo que ha llegado a llegado a ser una de las celebraciones más entrañables de la comarca. No debemos dejar de visitar el interesante Museo del Cántaro.

Valoria la Buena -  Ermita del Crisot de la Esperanza
Valoria la Buena -  Bodegas Museum, encina y viñedos
Valoria la Buena -  Escudo nobiliario
Valoria la Buena -  iglesia de San Pedro

Categorías:  Rutas

Localidades:  Cigales-  Corcos Del Valle-  Fuensaldaña-  Mucientes-  Trigueros del Valle-  Valoria la Buena

AYUNTAMIENTO DE VALORIA LA BUENA

Como llegar

Pza. Constitución, 1

47200 Valoria la Buena - Valladolid - España

 

Tel.: +34 983 502 084

Fax: +34 983 502 084

ayuntamiento@valorialabuena.com